Menu
RSS

Verónica Azpiroz Cleñan “Reivindicamos a la nación mapuche"

  • Escrito por 
Verónica Azpiroz Cleñan “Reivindicamos a la nación mapuche"
Verónica Azpiroz Cleñan es una joven mapuche, gran defensora de los derechos de su comunidad en Los Toldos, provincia de Buenos Aires.
Nos dio su calificada opinión sobre el doloroso caso de Santiago Maldonado. Es Licenciada en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de La Plata, luego hizo la Maestría en la Huracán de Nicaragua  y Doctorado en Salud Colectiva en la Universidad Nacional de Lanús. 
 
“Mari mari Pedro, mari mari a toda la audiencia de Estirpe Nacional”, nos saludó cuando la llamamos desde nuestro programa “Pedro Artaza y sus Noticias”, de AM 1250, en San Justo.
 
--Estamos más que preocupados, en estado de alerta. Empezó una escalada de violencia por parte del Estado que si bien tuvo un anuncio en la represión en la Lof Cushamen en enero, no imaginamos que se iba a profundizar tanto porque había mucha prensa nacional que había puesto en evidencia el abuso de autoridad por parte de las fuerzas represivas del Estado Argentino. 
“La desaparición de Santiago Maldonado es una muestra del pensamiento de la derecha más conservadora que utiliza el aparato ideológico comunicacional como “Clarín” para estigmatizar a los mapuches como terroristas. El brazo ejecutor es la Ministra de Seguridad ó de “inseguridad” Patricia Bullrich”y su secretario Pablo Noceti, que encabezó la represión, agrega. 
 
LA “DEMOCRADURA” CHILENA
 
“Yo creo que tensaron la cuerda hasta donde más pudieron. Así como se movilizó por el 2 x 1, es importante la movilización de toda la sociedad argentina para reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado. Si estos personajes ó el macrismo no se dan cuenta de sus pocos valores democráticos, sino que además en Chile, hay una “democradura”, o sea una representación formal de la democracia pero una vivencia autoritaria en toda la sociedad argentina para disciplinarla y sembrar miedo”, dice.
 
--El estado chileno después de la dictadura sigue teniendo estos mismos enclaves autoritarios. Bachelet tiene en su anterior gestión, la muerte del mapuche Matías Catrileo que estuvo en la recuperación de tierras Alex Lemun.  Entonces, todas las fuerzas represivas de Chile que no quieren ser democratizadas y son hiper corruptas, no sólo responde a las regalías por la exportación del cobre. Tampoco a una defensa externa del peligro que ellos inventan de Bolivia y Perú, sino también lo utilizan para ese enemigo interno que son los Mapuche que nunca se han doblegado ante la represión.
 
--Verónica, se afirma en Buenos Aires, de que la culpa es de los chilenos que dejaron que los mapuches invadieran la Patagonia y arrasaran las tribus Tehuelches y demás. Y que quieren instalar un estado autónomo en  la Patagonia argentina, le comentamos.
--Vamos a utilizar un poco la ciencia política. Yo soy politóloga de profesión y explico dos conceptos básicos. Uno es el concepto de Nación: una Nación es el conjunto de personas, familias, que mantiene una lengua, una espiritualidad, un territorio. El concepto de Estado es una construcción jurídica administrativa que tiene menos de 200 años, afirma Azpiroz.
 
“LAS NACIONES SON PREEXISTENTES”
“Esto quiere decir que las Naciones son anteriores a la conformación de los estados nacionales de Argentina y de Chile. Lo que nosotros reivindicamos es la existencia de la Nación Pueblo Mapuche, reconocida con todas las garantías de derecho internacional que Naciones Unidas y la OIT han aprobado y declarado en varias circunstancias. El ejemplo de que puede existir un estado plurinacional, que reconoce en su formación la plurinacionalidad de las naciones pre-existentes a su conformación son Bolivia y Ecuador, donde así definen en su reforma constitucional. Esto se llama el Constitucionalismo en América latina”, prosigue.
 
“Hacen una refundación del Estado, que deja de ser republicano para ser plurinacional, con una matriz demográfica anterior donde le reconocemos sus derechos como sujetos políticos. Cuando nosotros levantamos la bandera de la Nación Mapuche, no estamos hablando de un Estado Mapuche, estamos hablando del reconocimiento y la refundación del Estado Argentino como un Estado Plurinacional, que existe per sé. En Argentina existimos 32 pueblos originarios. Lo que no ha avanzado es el aparato constitucional y político de reconocimiento de los derechos. Por eso el Estado Argentino es republicano, federal y representativo. 
 
 
NI ARGENTINO NI CHILENO 
 
“El pueblo mapuche no era ni argentino, ni chileno. Nuestra nación es un pueblo que tiene lengua propia: el mapuzungún ó mapudungún, un territorio que es el Puel Mapu y una organización política y social determinada. Cuando Argentina y Chile terminan de delimitar su territorio, entre 1930 y 1940, las investigaciones arqueológicas dan cuenta del pueblo mapuche desde el Atlántico hasta el Pacífico con más de 1.000 años de existencia. Los estudios arqueológicos dan la existencia de poblaciones que comparten una misma lengua, territorio, artefactos culturales comunes ó transversalesen ambos países. Del lado argentino dicen “los mapuches son chilenos porque está en disputa quienes ocupan y hacen uso del territorio y del lado chileno lo mismo: los mapuches son argentinos”.
“Se usan las mismas herramientas de todo movimiento fascista ó chauvinista. Habría que ver cuáles son las fuentes de esos historiadores que arman un relato que dice que somos. La ciudadanía es otra cosa. Nosotros nos reconocemos mapuches ciudadanos argentinos y en Chile los mapuches dicen lo mismo. No queremos instalar una república mapuche, eso es una bestialidad que sólo a una ebria como Patricia Bullrich se le ocurre decir. 
 
“Nosotros convocamos a la ciudadanía argentina primero a tener un debate sobre los derechos políticos que tenemos los pueblos originarios y poner un freno a la represión que este Estado está instalando en los territorios mapuches sobre todo en la zona sur, porque están en disputa intereses económicos de los terratenientes que ni siquiera son argentinos. Lewis y Benetton son extranjeros, ¿entonces qué estamos discutiendo?
 
 
 
volver arriba